¿Qué hacer cuando se ha atascado la puerta?

Una puerta atascada es uno de los problemas más frecuentes en un hogar, sin embargo este problema puede ser causado por diferentes motivos.

Para poder solucionarlo, lo primero es detectar la razón del atasco, entre las cuales se pueden mencionar la presencia de óxido en el mecanismo de cerradura y cerrojo, bisagras oxidadas o desajustadas, el cerrojo desgastado, marco o puertas con un desvío, entre otras.

Óxido en cerradura y cerrojo

La manera para detectar si la puerta de su hogar está siendo afectada por presencia de óxido en la cerradura y el cerrojo consiste en introducir la llave en la cerradura y girar el pomo. Si la llave gira con cierta dificultad, el pomo se traba un poco, y la emisión de un chirrido al abrir la puerta.

En estos casos, es necesario aplicar un buen lubricante como el spray o el polvo de grafito a estas piezas, nunca utilice aceite o grasa mecánica, pues esto ocasionaría el resultado opuesto al esperado. Pero en caso de que estas piezas estén en un gran nivel de deterioro, el paso siguiente es su reemplazo. Si desconoce cómo hacer este procedimiento, puede contratar los servicios de un cerrajero profesional para que deje todo el sistema de seguridad instalado de manera exitosa.

Óxido en las bisagras

Para detectar este tipo de atasco en la puerta debe verificar que el cerrojo gire, y que el pestillo si es desbloqueado, el problema es cuando la puerta no se mueve al empujarla. Estas son las características básicas de la presencia de óxido en las bisagras.

El uso del lubricante puede ayudar al proceso de desatasco de la puerta, de preferencia puede elegir los que son utilizados por un cerrajero profesional como el spray de grafito o de silicona. Una vez aplicado el lubricante, es importante intentar abrir y cerrar la puerta repetidas veces, pero si el problema persiste, lo recomendable es             desmontar las bisagras y reemplazarlas.

Marco de la puerta torcido

En ocasiones la razón del atasco de la puerta no está relacionado con elementos como la cerradura, por ejemplo cuando el marco de la puerta está en una posición inapropiada, en este caso es necesario aplicar un poco de fuerza para abrir la puerta de manera obligatoria.

Si el problema continúa, entonces debe desmontar las bisagras para poder retirar la puerta e ingresar al espacio que esta puerta protege. Una vez desmontada la puerta, comuníquese con un profesional de la cerrajería para que realice una evaluación de la situación y ofrecer una asesoría para solucionar el problema.

Puerta atascada porque se ha deformado por la humedad

Este es un problema muy común en puertas de exteriores elaboradas en madera, cuando este material está en contacto con las inclemencias climáticas o en ambientes húmedos como el cuarto de baño o el lavadero, es normal que por la humedad se abombe, deformándose, rosando con el piso o con algunas partes del marco.

La primera opción es hacer uso de la fuerza para empujar la puerta hasta lograr abrirla, sin embargo, con esta técnica existe el riesgo de romper la puerta, por lo que la otra opción, es la más viable, consiste en desmontar la cerradura o la puerta, todo dependerá de la situación.

error: Content is protected !!